¿Debemos llorar la muerte del queso americano? Expertos opinan.

El queso americano tal y como lo conocemos ha muerto, al menos según Bloomberg. El culpable, como siempre, es la generación del milenio. «Uno a uno», dice el artículo, «los puntos de venta de alimentos de Estados Unidos están abandonando el centenario alimento básico americano. En muchos casos, lo están sustituyendo por quesos más sofisticados».

Las pruebas son contundentes. Los restaurantes de comida rápida, antaño baluartes de los productos adyacentes a la comida, se han lanzado a sustituir sus ingredientes artificiales por otros reales. El mes pasado, McDonald‘s anunció que abandonaría todos los colorantes y conservantes artificiales.

En Serious Eats, J. Kenji López-Alt define el queso americano como un «producto elaborado mediante la mezcla de queso real con ingredientes que alteran la textura y el sabor» para producir algo que es similar, pero no igual, a la combinación de cuajo-leche-sal que generalmente definimos como «queso». Se corta en rodajas, ya sea en el fabricante o en un bloque en el mostrador de la charcutería. Se funde excepcionalmente bien. Pero incluso las mayores hazañas de ingeniería no pueden durar para siempre.

Se espera que las ventas en EE.UU. de quesos procesados como Kraft Singles -el icono naranja fluorescente del queso americano- y Velveeta disminuyan este año por cuarto año consecutivo. En la Bolsa Mercantil de Chicago, los barriles de 500 libras de cheddar utilizados para hacer queso americano «se están vendiendo con un descuento récord» a los proveedores que, en su lugar, los cortarán en cubos y los convertirán en bandejas para fiestas.

Sabemos que los millennials se preocupan por la salud y pasan su tiempo libre matando industrias. No es de extrañar que se alejen de las rebanadas procesadas de producto de queso naranja. Al mismo tiempo, ¿no tiene el queso americano algún mérito, aunque sólo sea como testamento del ingenio americano, y de la sal?

Para ayudarnos a procesar esta noticia, he pedido a ocho expertos su opinión sobre la muerte de la loncha de queso procesado.

Andy Jacobi, propietario de Untamed Sandwiches y Untamed Taqueria

Sé que la gente probablemente quiere escuchar a los restauradores y chefs hablar con nostalgia del queso americano, pero seamos sinceros: el queso americano es una mierda. Hay muchos quesos estupendos en el mercado ahora mismo. Puedes comprar 10 variedades de Cabot en cualquier Mobil mart de la I-95, y la peor variedad de cheddar Cabot sigue siendo mejor que la mejor variedad de queso americano. Puede que tarde unos segundos más en derretirse en la plancha, pero eso se debe a que el verdadero queso tiene una textura y unas inconsistencias que hacen que su sabor sea muy complejo, algo que el queso americano no tiene.

Creo que lo mejor de la cultura gastronómica actual es que los clientes de los restaurantes hacen preguntas difíciles sobre los ingredientes que utilizan los chefs. Los restaurantes deben profundizar en la búsqueda de mejores ingredientes criados por agricultores y artesanos apasionados por producir algo diferente, algo de la mayor calidad posible. No hay mejor ejemplo que el de los increíblemente hábiles queseros y lecheros de todo el noreste. Se puede llamar a eso que los millennials están acabando con los alimentos que solían ser populares; yo lo llamo progreso».

Jared Male, chef y propietario de Randall’s Barbecue

Yo crecí con queso americano, y hay algo reconfortante en él para mí. De hecho, hace un par de noches hicimos sándwiches de queso a la plancha para el personal de Randall’s. Aunque otros quesos hacen buenos sándwiches, nada se compara con un queso a la plancha con americano. También es un componente clave para nuestra salsa de macarrones con queso: creo que añade un nivel extra de pegajosidad. No veo que el queso americano vaya a desaparecer nunca, y no sé qué podría sustituirlo de forma realista».

Tia Keenan, especialista en queso y autora de Melt, Stretch, & Sizzle: The Art of Cooking Cheese

«Los millennials vuelven a matar. ¿La última víctima? American Cheese» es un título engañoso, porque de lo que trata el artículo es de que los millennials ya no quieren comer queso procesado y falso. Les encanta el verdadero queso americano, que se hace con leche, cuajo y sal. Lo que rechazan es el queso procesado.

El queso es muy sencillo: la receta base del queso, independientemente del lugar del mundo en el que se elabore, es prácticamente siempre la misma. Así que cuando decimos «queso americano» como sustituto del queso fundido, estamos confundiendo dos cosas diferentes. Los quesos procesados como los Singles de Kraft, de los que habla este artículo, están hechos de aceite vegetal hidrogenado, y contienen todo tipo de ingredientes que hacen que no sea queso, por lo que en realidad no se les permite llamar queso a los Singles de Kraft, legalmente. Tienen que llamarlo producto alimenticio de queso.

Como alguien que escribe sobre el queso para ganarse la vida, que habla con la gente sobre el queso para ganarse la vida, y que ha estado haciendo eso durante mucho tiempo, estoy más que feliz de que los millennials estén diciendo: «Queremos comida real hecha con ingredientes reales«. Además de rechazar la comida en sí, también están rechazando una especie de panorama más amplio: el conglomerado alimentario global. Están rechazando no sólo el sabor de Kraft Singles, que es vil, sino también el sistema de valores que hace que Kraft Singles sea popular.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *